17.1.12

EX-AU3. Los que quedaron a un lado del camino. Santos Dumont y Córdoba, pleno barrio de Palermo, en una esquina, el frente de un hipermercado que ocupa casi toda la manzana.

Una autopista que no se hizo partió en dos la Ciudad. Desde las
topadoras de Cacciatore hasta hoy, la traza Au3 siempre está en el eje
de las problemáticas habitacionales a resolver. Pero el tiempo pasa y
la desesperanza crece para las casi mil familias que viven a la vera
de eso prometido pero que nunca fue.

Santos Dumont y Córdoba, pleno barrio de Palermo, en una esquina, el
frente de un hipermercado que ocupa casi toda la manzana. En la otra
cuadra, una casa "tomada", una parte de las tantas células que
componen los distintos tramos de la Traza Au3, los restos de la
autopista que cruzaría la Capital de punta a punta como una
continuación de la Panamericana, según los cálculos del por entonces
intendente de facto Osvaldo Cacciatore, que nunca se concretó y
solamente dejó como saldo casas derrumbadas, ocupaciones y amenazas de
desalojo por doquier.


Tal vez, este sea uno de los nudos gordianos del urbanismo porteño ya
que comenzó en 1977, cuando se frustró la construcción de la
autopista. Las ocupaciones empezaron
a inicios de la década de 1980. En 1990 se reactivó el proyecto
autopista y el Concejo Deliberante sancionó en 1991 la ordenanza
45.520, para lograr un proyecto integral y concertado, que incluía
soluciones habitacionales para los ocupantes, la cual no prosperó


En 1997 se construyeron veinte cuadras de vía rápida en el sector 6,
mientras cientos de cédulas de desalojo emitidas
fueron resistidas mediante acciones y gestiones de ocupantes
organizados. En 1998 se sancionó la Ley 8, que institucionalizó
la participación de la mesa de delegados y dio lugar al censo que
estableció un padrón de beneficiarios reconocidos.


En 1999, la Ley 324 creó el Programa de recuperación
de la traza de la ex-AU3 y su Unidad Ejecutora.


Un derrotero tan extenso como complejo para los tres sectores de esta
obra inconclusa: el sector 6 fue parquizado bajo la gestión de Enrique
Olivera (Coghlan y Saavedra); el sector 5 (Villa Urquiza) es el que
está afectado a la Ley 3.396, y el sector 4, que abarca Villa Ortúzar,
Colegiales, Chacarita, Villa Crespo, Palermo, Almagro, Balvanera, San
Cristóbal, Boedo, Parque Patricios y Nueva Pompeya, está dividido en
varios subsectores (a, b, c, d, e y f).


Actualmente se están construyendo algunas viviendas nuevas en el
sector 5 para las familias que optaron por esa posibilidad, pero las
obras están demoradas. "El Gobierno, además, no quiere firmar la
prehorizontalidad que daría mayor tranquilidad y previsibilidad a las
familias. Además, hay muchas dudas sobre qué tanto se van a adecuar
esas viviendas a las necesidades (cantidad de ambientes según
composición del grupo familiar, accesibilidad para personas
discapacitadas, etc.)", detalla Jacquelina Flores, referente social y
habitante del barrio, a Noticias Urbanas. Flores remarca además que en
el sector 4 "no se hace nada desde hace años".


"El sector 5, por sus características (14 manzanas, un verdadero
pedazo de la Ciudad, inserto en un barrio residencial de clase
media-alta), recibió mayor atención generando un daño moral al sector
4 (más disperso y fragmentado), que tiene una ley vigente (Ley Nº 324
de 1998), pero que no se aplica. El Gobierno de la Ciudad incumple
desde hace años con esta ley."


Uno de los problemas de la Ley 3.396, sancionada en 2009, fue que
fragmentó la unidad de la traza, al privilegiar al sector 5 en
detrimento de los otros sectores. "Así, los recursos que se juntaban
con la subasta de terrenos se gastaban en el mismo sector.
Recientemente, una modificatoria a la ley, presentada por la diputada
García Tuñón (Buenos Aires para Todos), permitió que los fondos
remanentes del sector 5 se utilicen para empezar a rehabilitar
edificios y casas del sector 4. Esto es una primera punta para empezar
a activar este sector, que está desatendido por el gobierno desde hace
años", describe Flores ante este medio.


La misma norma también habilita la elección de veedores
por los vecinos de la traza en la Unidad Ejecutora, pero solo para el
sector 5. "Esto es injusto. Por eso estamos reclamando que se habilite
la elección de veedores para el sector 4 también, para poder estar
representados en la Unidad Ejecutora. Hemos pedido esto formalmente a
la Unidad Ejecutora, pero por ahora no hemos tenido respuesta", cuenta
Flores, quien vive en una de las casas ocupadas junto a sus hijas y
resiste.


EL CENSO, LOS COMUNEROS


Pero, ¿cuántas personas están afectadas por esta obra que nunca fue y
que aún no termina de ser? El Gobierno de la Ciudad estimaba alrededor
de 350 familias en el sector 5. Alrededor del 90 por ciento se habrían
ido con la prestación no reintegrable (subsidio de 150 mil pesos)
contemplado en la Ley 3.3396. Quedan 10 por ciento de las familias que
optaron por la vivienda y están esperando que el Gobierno de la Ciudad
termine de hacer las casas que corresponden. En el sector 4 no está
clara la cantidad de gente que vive por la desactualización de la
información, el último censo es el que se hace en ocasión de la Ley Nº
8 de 1998.


"Éramos aproximadamente 900 familias, sin contar con las familias no
censadas. Claramente sabemos que la población de la traza se ha
multiplicado. Es otra muestra del incumplimiento de las funciones que
debería realizar el estado", informa la referente social, quien aclara
que las condiciones habitacionales
son muy heterogéneas, dependiendo del estado de las viviendas y de la
capacidad de las familias para mantenerlas. Algo que salta a la vista,
donde conviven nuevas edificaciones,
montones de escombros y territorios ocupados donde alguien pintó con
un aerosol que no renunciaría a sus sueños. Pero, ¿cómo es hoy por hoy
vivir en la traza? La respuesta ante esta cronista se repite, "nada
fácil", pero es una "decisión que la vida nos llevo a tomar".


"Fue impensado para todos nosotros la solución de nuestra problemática
de vivienda llevaría tantos años. Pasaba el tiempo y con los muchos
gobiernos, tal vez pensaron que podían desgastarnos", señaló Nancy,
otra de las vecinas del sector 4.
Flores relata ante Noticias Urbanas que desde la Comuna 15 Carlos
Méndez (Buenos Aires para Todos) y los comuneros Luis Cúneo y Camila
Rodríguez (Frente para la Victoria) se acercaron para tratar de
interiorizarse en la problemática, pero la realidad es que el panorama
los excede como para brindar una solución que llegue con celeridad y
definitivamente saque del letargo y la incertidumbre a los vecinos
afectados.


"Queremos acceder a una vivienda digna y adecuada a las necesidades de
nuestro grupo familiar, y en condiciones de pago que se ajusten a
nuestra realidad socioeconómica".


–¿Hubo familias subsidiadas, eso resolvió algo?
–Según el caso. Algunos lograron solucionar su problema habitacional,
compraron una vivienda en alguna localidad del conurbano, otros
terminaron gastando la plata en otras cosas y están de nuevo con
problemas de vivienda. Esto se debió en gran medida a que el Gobierno
de la Ciudad no controló como debía la utilización de los subsidios
que debían usarse para dar una solución habitacional definitiva. La
Ley Nº 324 fue incumplida durante años por sucesivos gobiernos. Cuando
asume Macri, tiene una idea muy clara de lo que hay que hacer.
Desalojar a los ocupantes y vender los terrenos

para promover los negocios inmobiliarios. De ahí nace el Proyecto de
Corporación Puerta Norte. En 2008 otra vez se intentó desalojar a los
ocupantes, pero intervino el Poder Judicial y en abril de 2009 un
fallo ordenó suspenderlos.
Ahí fue cuando el macrismo sacó la conclusión de que para desocupar la
traza iba a tener que dar a sus ocupantes algún tipo de solución a sus
demandas habitacionales. Para eso, se sancionó en 2009 la Ley Nº
3.396, que habilitó el negocio inmobiliario deseado por el macrismo y
habilitó los subsidios para las familias de la traza. Los subsidios
para muchos de los que peleamos por la vivienda digna no son una
solución, porque expulsan a la gente de su lugar, y muchas veces no
resuelven el problema de manera definitiva. Son más de 25 años de
reclamos desoídos y demandas insatisfechas.


Consultada por Noticias Urbanas, la diputada y titular de la Comisión
de Vivienda Rocío Sánchez Andía señaló que en las últimas sesiones se
modifico la Ley 3.396, permitiendo utilizar el dinero obtenido en las
subastas de terrenos para obras de cualquier tipo (construcción de
CGP, pasoniveles, etc.) y para soluciones habitaciones en el sector 4.
"No se priorizó realizar primero las viviendas sociales, con lo cual
se le dio al GCBA un discrecionalidad demasiado grande para una
gestión que no tiene la solución de la emergencia habitacional como
prioridad".


"Durante el año último se avanzó muy lentamente en dar cumplimiento a
la Ley 3.396 que contempla a los vecinos del sector 5 de la traza, y
el Gobierno de la Ciudad tampoco cumplió con entregar un plan para el
sector 4 que garantizara la modalidad de la solución habitacional para
estas personas. Queda mucho trabajo y la legislatura tiene una
comisión de seguimiento por la Ley 324 que debe seguir trabajando",
informó la diputada antes de agregar que "no se debe desvirtuar el
espíritu y la letra de la 3.396".


"La venta de terrenos se debe destinar en primer término a las
soluciones habitacionales de los vecinos del sector 5 de la traza. El
loteo de parcelas destinadas a vivienda social también está trazado en
esta ley. Eso marca que la venta de terrenos tiene un fin: promocionar
otra cosa es violentar la normativa. La Comisión de Vivienda de la
Legislatura ha sido fundamental en el seguimiento de este tema para
que nadie desvirtúe el derecho que tienen los vecinos de la traza".


Como todo en la traza, la convivencia de varios mundos parece no
detenerse. Y entre la incertidumbre de las familias ya se filmó un
documental y recientemente el artista plástico Clorindo Testa accedió
a colocar tres esculturas en una zona cercana al CBC de la UBA. Mas
allá de la trascendencia fílmica o las mejoras artísticas, desde la
traza insisten: "Luchamos por tener una vivienda porque es un techo y
todo lo que significa esto, el poder proyectar, anhelar y por sobre
todas las cosas sacarse el miedo al desalojo, ese miedo que te
paraliza que te enfría el alma que no se puede explicar de otra
manera".

--


El Portal del Barrio de Palermo
http://www.palermonline.com.ar/index.html
http://palermonlinenoticias.blogspot.com/
http://barriodepalermo.blogspot.com/
http://palermonline.com.ar/wordpress
https://twitter.com/palermonline
http://www.facebook.com/pages/palermonline/56338272261
http://barriodepalermo.blogspot.com/2011/10/qr-code.html
http://palermonlinenoticias.blogspot.com/view/mosaic
https://plus.google.com/u/0/b/115904736046952899795/
Hazte fan

/* blog_palermo */ 2

Imanes para Utilirarios

Imanes para Utilirarios
Imanes para Autos

Páginas vistas la semana pasada

buscador blog